LOS MEJORES SISTEMAS DE AISLAMIENTO PARA FACHADAS

Aislamiento de fachadas

 

Una fachada bien aislada significa para el propietario un importante ahorro de la energía consumida de hasta un 50% con sistemas de climatización tanto en calefacción como en aire acondicionado. El aislar la fachada desde el exterior es una de las mejores opciones puesto que reviste de manera homogénea toda la fachada evitando los puentes térmicos (discontinuidades en la protección térmica). No hay reducción de la superficie útil del inmueble y se aprovecha toda la inercia térmica del soporte para estabilizar las temperaturas consiguiendo una importante reducción en el consumo de energía. El aislamiento térmico puede ser realizado tanto en edificios de nueva construcción como en un proceso de rehabilitación de fachada.

aislamiento para fachadas

Rehabilitación de fachadas ¡Solicita presupuesto Gratis!

¿Cuál es el mejor aislante para una fachada?

Hoy en día existen una gran variedad de soluciones de aislamiento térmico, aunque no todas ellas son igual de eficaces ni presentan la mismas ventajas en cuanto a coste económico de ejecución ni a impacto sobre la habitabilidad del inmueble. El mejor aislante térmico es aquel que tiene muy baja conductividad térmica, alta resistencia térmica, un buen comportamiento acústico, alto calor específico y un excelente comportamiento contra el fuego. Entre las mejores soluciones de aislamiento térmico de fachadas destacan:

  • El Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE)
  • El aislamiento exterior con fachada ventilada
  • La inyección de espuma de poliuretano, lana mineral o incluso celulosa
  • Sistema de Aislamiento térmico interior
  • Sistema de poliuretano proyectado para fachadas medianeras

El mejor Aislante Térmico para fachadas es el llamado SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), que consiste en la aplicación de un revestimiento aislante de varias capas y a su vez protegido con un mortero.

Cómo aislar del calor una pared exterior

Una de las mayores preocupaciones de cualquier propietario de vivienda es como disponer de un buen aislamiento, para poder combatir el frío en los meses de invierno y el insoportable calor en los meses más calurosos de año.

Ventajas y desventajas entre un aislamiento por el exterior y un aislamiento por el interior

Un aislamiento por el exterior ofrece mayores beneficios y resulta mucho más eficaz que hacerlo por su interior. Entre las principales ventajas destacan:

  • Eliminación de puentes térmicos que puedan existir en la fachada
  • Como todo el sistema a instalar va por fuera de la casa no se reduce la superficie útil de la vivienda
  • No se precisa de obras ni derribos por lo que no llega a interferir en la vida cotidiana de los inquilinos
  • Se evitan problemas de humedad por condensación, moho y malgasto de energía.
  • Además de proteger se mejora considerablemente la estética del edificio.

Los ciudadanos cada vez están más concienciados que es muy importante contar con un buen sistema de aislamiento en el hogar para evitar los cambios bruscos de temperatura tanto en verano como en invierno. Un buen aislamiento no solo garantiza el mantenimiento de una temperatura constante en su interior, sino un importante ahorro económico y una excelente eficiencia energética. Existen diferentes técnicas de aislamiento las cuáles pueden hacerse desde su interior o bien desde el exterior.

Aislamiento de fachadas ¡Solicita presupuesto Gratis!

¿Qué es mejor aislar una casa por el exterior o por el interior?

A la hora de decidirse como proteger del frío y calor una vivienda, si por el interior o por exterior es importante saber que el aislar una casa por el exterior es la mejor de las opciones puesto que ofrece una serie de excelentes beneficios. En un edificio en el que conviven diferentes familias, para poder realizar un aislamiento por el exterior se precisa que todo el vecindario esté de acuerdo con dicho proyecto puesto que no puede aislarse una sola vivienda, sino que debe de hacerse todo el bloque. En caso de que no exista acuerdo entre los vecinos puede optarse por un aislamiento por el interior que consiste en aplicar un trasdosado de paneles aislantes (planchas de poliestireno extruído o lana mineral) sobre las paredes con objetivo de frenar la entrada de frío y/o calor. Este sistema de aislamiento por el interior tiene menos ventajas que los realizados por el exterior. Los sistemas de aislamiento térmico por el interior tienen más desventajas que los realizados por el exterior:

  • Al incrementar el grosor de las paredes interiores en torno a 5 centímetros, se reducen los metros útiles de la vivienda
  • La obra debe de realizarse dentro de la vivienda lo que supone una molestia a los que allí habitan
  • La eficiencia conseguida de este sistema no es menor que las que protegen el exterior de la fachada.
  • La estética del edificio no se ve mejorara se mantiene tal cual por lo que con el paso del tiempo deberá de hacerse otro tipo de inversión en la fachada para su rehabilitación.
  • Los problemas de puentes térmicos y humedad no quedan totalmente solucionados.

El aislar un edificio por el exterior es mucho más efectivo y beneficioso que por el interior. Además la comunidad de vecinos puede aprovecharse de las ayudas públicas que ofrecen las administraciones públicas para la rehabilitación de edificios con el objetivo de mejorar la eficiencia energética.

Qué es un material aislante del calor

Un material aislante del calor es aquel elemento que se caracteriza por su alta resistencia térmica. Todos los materiales ofrecen resistencia al pasa del calor es decir son considerados aislantes térmicos. Para aislar un edificio se utilizan materiales que a pesar de su escaso espesor ofrecen una resistencia mayor acorde a las necesidades del usuario.

Cuáles son los principales aislantes de calor

Un buen aislamiento térmico en fachadas ayuda a evitar las pérdidas o ganancias de temperatura en el interior de una vivienda, con el consiguiente ahorro energético. Entre los principales aislantes térmicos utilizados en las fachadas de los edificios destacan los materiales aislantes porosos o fibrosos como: lanas minerales (roca, vidrio), espuma de poliuretano, poliestireno expandido. Estos materiales ofrecen una alta resistencia al paso del calor y del frío, permitiendo mantener una temperatura agradable y constante en el interior.

¿Qué sistemas existen para aislar una casa por el exterior?

A la hora de aislar una vivienda por el exterior el mercado actual brinda al consumidor 2 métodos muy eficaces:

  • Aislamiento exterior con fachada ventilada
  • Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE)

¿Qué es la fachada ventilada?

La fachada ventilada es un sistema constructivo de cerramiento exterior formado por una hoja interior, una capa aislante y una hoja exterior no estanca. Este tipo de fachada además de ofrecer buenas prestaciones térmicas, permite acabados duraderos con excelentes posibilidades estéticas de gran calidad e indiscutibles ventajas de aislamiento térmico y acústico.

Partes de la fachada ventilada

El sistema de fachada ventilada es el sistema más eficaz para solucionar toda clase de problemas de aislamiento del edificio, eliminando los puentes térmicos y problemas de condensación. El sistema de fachada ventilada consta de:

  • Muro soporte
  • Una capa aislante anclado o proyectado sobre el soporte
  • Una capa de revestimiento unida al edificio mediante una estructura de anclaje preferentemente de aluminio.

Qué es el llamado efecto chimenea

El llamado efecto chimenea es la cámara de aire que se crea entre le revestimiento y el aislante en el que se activa una ventilación natural manteniendo seco el aislamiento consiguiendo un importante ahorro en el consumo de coste energético.

Tipos de fachadas ventiladas

Las técnicas que se aplican en el aislamiento térmico para fachadas ayudan a conseguir un mayor ahorro económico además de favorecer la reducción de emisiones de CO2. Conseguir la calificación más alta en el Certificado Energético de Edificios revalorizará el inmueble y la inversión realizada en el momento de la reforma, fácilmente amortizable año tras año. La fachada ventilada pueden ser diferenciada por: El material utilizado:

  • Fachadas de cerámica: pueden ser de terracota y gres porcelánico siendo este último el más resistente.
  • Fachadas de piedra: mármol, pizarra, granito.
  • Fachada de materiales compuestos: polímeros plásticos, madera…
  • Fachadas de cristal

Acabado de la cerámica:

  • Colores natural o masa: la pieza está realizada con el mismo color y no tiene ninguna capa de esmalte en la superficie. Presenta una terminación mate de cerámica natural.
  • Colores esmaltados: el color está aplicada encima de la pieza antes de la cocción y el esmalte puede ser mate, brillo o con efectos especiales.
  • Inkject: aplicación de diseños a través de tecnología digital con imitación a piedra, madera u otro tipo de materiales.
  • Acabado liso.
  • Acabado con textura: se crean relieves y salientes para dar más juego en el diseño del edificio.
Fijación de las placas:
  • Anclaje de fijación química
  • Anclaje de fijación mecánica
  • Anclaje de Fijación sobre guías
  • Anclaje sobre estructura de aluminio.

Fachada SATE

Sistema de Aislamiento Térmico Exterior, más conocido por sus siglas SATE es la solución que más destaca entre todas las soluciones aislantes existentes en el mercado actual. Esta solución para fachadas que nació hace más de 4 décadas, consiste en la aplicación de un revestimiento aislante de varias capas, protegidas a bases de un mortero. El material se coloca mediante adhesivos y fijación mecánica para después volver a realizar un acabado final acorde al estilo del inmueble. El SATE es la mejor solución para mejorar la eficiencia energética de un inmueble, ayuda a reducir en un 70% las pérdidas de calor en los meses de invierno y un 30% el calentamiento en los meses de verano, es decir es el mejor aislante térmico por sus excelentes propiedades aislantes permitiendo regular el consumo de energía. El sistema SATE permite realizar la rehabilitación estética de la fachada sin necesidad de hacer ningún tipo de derribo.

Tipos de fachadas SATE

Este sistema usado para aislar los cerramientos tanto térmicamente como acústicamente es colocado en la parte exterior de las fachadas. Entre otras muchas ventajas logra evitar que se formen puentes térmicos contribuyendo a la mejora del confort térmico de edificio evitando la pérdida y entrada de calor desde el exterior y manteniendo una temperatura constante en el interior. Con la instalación de la fachada SATE va a incrementarse el ahorro económico puesto que el gasto en calefacción y aire acondicionado va a ser menor consiguiéndose un ahorro energético importante. Al generar menos energía se van a ver reducidas las emisiones de CO2 a la atmósfera. Esta solución es muy sencilla de instalar y no se necesita hacer grandes obras para su instalación. Con todo lo comentado anteriormente puede deducirse que la fachada SATE es una de las mejores soluciones de aislamiento que existen. En función del panel aislante utilizado pueden diferenciarse varios tipos de SATE. Entre las soluciones más utilizadas destacan:

  • SATE de Poliestireno expandido
  • SATE con paneles de poliestireno expandido grafito
  • SATE de lana de roca o lana mineral
  • SATE con paneles de poliestireno extruido

La solución con paneles de poliestireno expandido es la solución más utilizada y conocida en el mercado.

Diferencias entre fachada ventilada y fachada SATE

Ambos sistemas ayudan a mejorar las características energéticas del edificio. Las principales diferencias con respecto a su funcionamiento, instalación, inversión económica, mantenimiento y estética son: Funcionamiento:

  • El sistema SATE recubre la envolvente con el material aislante. Se trata de un buen método pero al estar en contacto con la fachada el calor puede terminar pasando al interior manteniéndose en los tabiques más que en el sistema de fachada ventilada.
  • La fachada ventilada hace que la fachada tenga un toldo estructural y la afluencia de aire en la cámara evitará un recalentamiento de la estructura.

Instalación:

  • El sistema SATE se adosa directamente a la fachada mediante adhesivos y sin perfilaría.
  • La fachada ventilada precisa de perfiles, para después ser nivelados y aplicar el acabado.
  • El sistema de instalación es más sencillo en el sistema SATE que en la fachada ventilada.

Inversión económica:

  • El sistema SATE por su fácil instalación hace que sea un sistema mucho más económico que la fachada ventilada.
  • Ambos permiten recuperar la inversión realizada gracias al ahorro en climatización.

Mantenimiento:

  • El sistema SATE dura lo que dura el edificio. Se recomienda realizar revisiones cada 5 años y cuando ocurra algún desperfecto o modificación en la fachada.
  • En la fachada ventilada además de la limpieza debe de evitarse que la suciedad se acumule en la cámara de aire.

Estética:

  • La fachada ventilada exige un cambio de estética más profundo que la fachada SATE, puesto que los paneles que deben de ir colocados en la parte exterior para generar una cámara de aire van a modificar el estilo de la vivienda de forma significativa.

Conclusiones:

  • El sistema SATE es más barato y sencillo de instalar.
  • El mantenimiento es muy similar en ambos.
  • A nivel de regeneración térmica es mejor la fachada ventilada.
  • La fachada ventilada ofrece nuevas alternativas de diseño que pueden resultar interesantes.

Qué es mejor la fachada ventilada o el sistema SATE

Tanto el sistema SATE como la fachada ventilada son dos formas diferentes de mejorar las prestaciones de la envolvente del edificio. Son sistemas muy utilizados en aislamientos de fachadas por lo que para salir de dudas sobre el mejor sistema a instalar lo mejor es consultar con un buen especialista en aislamientos que aconseje acorde a las necesidades del inquilino.